El lavado y engrasado se refiere a varias cosas. En primer lugar, al lavado de motor y chasis. Por otro lado, también se engrasan distintas partes del sistema de suspensión para garantizar su correcto funcionamiento. Conoce los beneficios de este importante mantenimiento de tu automóvil.

Precauciones

Como bien sabes, el motor de cualquier auto tiene componentes eléctricos y electrónicos. Por esa razón, no se puede lavar como cualquier otra cosa. El método más utilizado es vapor a presión junto a algún desengrasante. Esto disolverá cualquier exceso de grasa, líquidos, polvo o corrosión al interior del motor sin dañar otras partes esenciales.

Otras partes a lavar son las tolvas, el chasis y el sistema de suspensión. Las tolvas son piezas de polímero ubicadas entre las llantas y la carrocería. Impiden la entrada de agentes extraños a otras partes del motor. El chasis es la estructura metálica del automóvil, también requiere de un lavado. Finalmente el sistema de suspensión requiere no sólo lavado sino engrasado. Todas estas partes se lavan con desengrasantes anticorrosivos.

En segundo lugar tenemos el engrasado. Este procedimiento consiste en aplicar grasa sintética a los componentes del sistema de suspensión, como pueden ser: ejes, muelles, ballestas, barra estabilizadora etc. Lo anterior para evitar corrosión y desgastes prematuros.

Cómo identificar alguna falla en el sistema de suspensión

Beneficios

Si realizas el lavado y engrasado con regularidad notarás mayor facilidad de manejo. También evitarás daños al sistema de suspensión y corrosión en el motor que afecte partes sensibles. Recuerda que este procedimiento debe ser realizado por expertos. No sólo para evitar daños a los componentes eléctricos, sino para aplicar las grasas sintéticas adecuadas para cada automóvil.

Haz una cita, llámanos o visita cualquier sucursal de Doctor Auto.

Contamos con técnicos especializados en todo tipo de automóviles. El lavado y engrasado de tu auto no sólo se trata de estética, sino de mantenimiento preventivo.