Queremos compartir contigo estos cinco consejos para manejar el estrés al conducir. Son actividades y rutinas sencillas que te permitirán llevar el volante con precaución y cero estrés. 

5 consejos para manejar el estrés al conducir

Nos volvemos personas estresadas cuando actuamos bajo presión. El estrés nos hace cometer errores e impide que pensemos con claridad. Es decir, como conductores nos lleva a tomar malas decisiones y cometer infracciones e incluso a tener accidentes que con los sentidos en calma habríamos podido evitar. Es importante mantener una buena inteligencia emocional al volante.

1. Planifica tus viajes 

Si te dedicas a planificar con antelación tus salidas, verificar la ruta, las opciones alternas, las horas de embotellamiento y alto flujo vehicular. Traza rutas en tu cabeza, busca en internet la mejor opción para ir de un punto A a otro B. Así, rendirás en tiempo y evitarás dar vueltas sin sentido. Planificar tus viajes también te permitirá saber, cuando se trata de viajes largos, en qué momento hacer una parada para comer, surtir combustible o descansar. 

2. Mantén tu vehículo en buen estado

Un carro con fallas es una fuente de estrés para su dueño y la única forma de eliminar ese estrés es arreglando las fallas y manteniendo tu vehículo en buen estado. Revisa puntualmente los puntos críticos como agua, aceite, gasolina, nivel de aire en los neumáticos, luces. Pero no sólo eso. Asegúrate de cargar siempre contigo un kit de herramientas para solucionar algún problema que se presente en tu ruta. por ejemplo, un caucho sin aire o falta de agua en el radiador. 

3. Escucha la música correcta 

Al conducir es preferible evitar música que te exalte o eleve tu nivel de alerta. En su lugar, escoge un hilo musical que te calme, te llene de energía positiva y cree en tu vehículo un ambiente agradable. Ten también en cuenta el nivel de la música que puede exasperar o generar malos entendidos al momento de manejar y no olvides que lo más importante es tener tus sentidos en la vía, así que si la música te distrae es mejor apagarla o bajarle el volumen por precaución. 

4. Respira profundamente 

Al manejar sí, pero en general en cualquier momento en el que sientas que tus niveles de estrés y ansiedad están aumentando. Cuenta hasta cinco e inhala profundamente. Luego exhala y repite cuantas veces sea necesario para calmar tus pensamientos, reducir la presión innecesaria en tu cuerpo y pensar y ver mejor. Sobre todo, durante embotellamientos, imprudencia de otros conductores o mientras buscas donde parquearse, respira profundo y piensa antes de actuar. 

5. Respeta las normas de tránsito

Tu estrés se reducirá al mínimo si eres prudente al manejar, transmites confianza a tus pasajeros o acompañantes y respetas las normas de tránsito. Al conducir simplemente seguir las reglas es lo más efectivo para mantener bajo control al estrés. 

¡Maneja con precaución y cortesía!

Así de sencillo. Mantén una actitud respetuosa en la vía, controla la velocidad, toma en cuenta los pormenores (transporte de objetos, pasajeros bebés y personas con discapacidad, tiempo del viaje) para evitar ir con prisa o sin las debidas precauciones que provocan el incremento de tu estrés y con ello, aumenten tus errores al manejar. 

Evita multas y problemas al volante, transmite confianza a tus acompañantes al internalizar estos simples datos para conducir con el estrés bajo control.